Nota de cata de Avañate 2011 por Pedro Ballesteros:

Vino de color vivo y aroma intenso, muy joven y marcado por la crianza en roble francés, hay que dejarlo respirar en la copa para que muestre su esencia de tempranillo de clima frío: fresco y poderoso, de grano fino y fruto expresivo, paso suave y final parsimonioso.
Se bebe con gusto ahora, pero será todavía mejor en cinco años.
Un arquetipo del buen ribera burgalés, más nervioso y mineral que sus primos de Valladolid, construido sobre la elegancia y de gran capacidad para mejorarse con los años.

Pedro Ballesteros Torres MW

Pedro Ballesteros Torres